Asociación Chilena de Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano

Certificación

Certificación
RDEC para Municipalidades

Las políticas públicas que abordan la realidad multicultural deben avanzar hacia la interculturalidad, esto, necesariamente, incluye la interreligiosidad.

La Certificación RDEC (Respeto Diversidad Espiritual y Cultural) para Municipalidades, constituye parte de la labor de ADIR Chile en apoyar la creación de ambientes sociales, culturales, educativos, públicos e institucionales donde la interculturalidad e interreligiosidad se constituyan en un factor de crecimiento, felicidad y construcción y aceptación auténtica del Otro/a.

En el ámbito municipal, el desafío apunta a garantizar en el espacio local el respeto a esta diversidad y la correcta inclusión de identidades y valores, con el propósito de configurar una laicidad positiva, es decir, una neutralidad no indiferente que se haga cargo positivamente de esta inclusión, sin sesgo de discriminación de ninguna sensibilidad espiritual con arraigo territorial.

De esta forma, buscamos que cada Municipio, por medio de una genuina valoración de sus habitantes, pueda facilitar los elementos para el libre desarrollo de los valores religiosos de cada uno, siendo esta una medida básica para el desarrollo de la felicidad y como medio de identificación con la comunidad en donde viven, trabajan o estudian sus integrantes. En el plano de sus funcionarios, la institución que tiene trabajadores comprometidos, leales y felices, mejora el ambiente laboral, disminuyendo la accidentabilidad y aumentando la calidad del servicio.

De esta forma, la certificación RDE representa una oportunidad de desarrollo innovadora que propende a avanzar en dignidad y derechos, permitiendo a los municipios instalar una cultura de dialogo y respeto entre sus funcionarios, irradiándola al resto de su población, de manera de ir adecuando la idiosincrasia de sus habitantes hacia una cultura de dialogo, respeto y aceptación.

Cabe aclarar que la Certificación RDE no busca ningún tipo de proselitismo de ninguna creencia, todo lo contrario, evita actitudes fundamentalistas, respetando de igual manera a los funcionarios/as y vecinos/as que no profesen religión alguna. De hecho, los actos de proselitismo dentro de una institución podrían considerarse como factor para retirar la Certificación RDEC.