1er ANIVERSARIO

El 19 de Mayo de 2018 celebramos el 1er Aniversario de ADIR Chile. Compartimos los saludos y reflexiones de quienes han construido este proyecto, inédito en Chile y el mundo.


Hace un año, nacía ADIR, un espacio pionero en integrar la diversidad espiritual, no porque fuese la primera Asociación de Diálogo interreligioso, o por integrar a la más variada y representativa cantidad de instituciones religiosas y espirituales, o porque buscara tender puentes entre la fe y lo cotidiano. Sino por el hecho de entender el diálogo como un modelo dinámico de conocimiento y enriquecimiento mutuo, que nos ha permitido no sólo integrar, sino compartir experiencias de crecimiento personales, colectivos, comunitarios y sociales.

Nuestras metas, se materializaron con una fuerte presencia, que permitió instalar la identidad espiritual como un valor de plenitud que puede acompañar al individuo en el ámbito público. Es así, que certificamos empresas que respetaran y educaran en este sentido, inaugurándose también, el primer oratorio multiconfesional del país, en una empresa del Estado.

Suscribimos acuerdos con el Ministerio SEGPRES, a fin de dar difusión al Código de ética para la convivencia democrática, elaborado por el Consejo Asesor Interreligioso de la ONAR, y que ya ha tenido su primer encuentro de desarrollo, a través del conversatorio “Chile, Estado Laico”. Y que continuaremos desarrollando en un plazo de 2 años.

Nos hemos regocijado con el lanzamiento de nuestra institución, en el mes de septiembre pasado, donde vivimos una experiencia única de amistad profunda y de encuentro.

También hemos abordado a la reflexión de los temas contingentes, que como integrantes de esta sociedad nos son relevantes, nos preocupan y nos ocupan. Y estamos elaborando las estrategias para convertirnos en un espacio de Reflexión con impacto en el quehacer de nuestro país.

Los cursos y capacitaciones en diálogo, hoy ya son una realidad; sintiéndonos felices de poder transmitir nuestra propia experiencia a la sociedad civil, tanto creyentes, como no creyentes.

Quiero agradecer profundamente, a todos los que estimularon, permitieron e hicieron realidad la Creación y Existencia de ADIR. Me llena de orgullo, presidir esta Asociación, e invito a cada uno a seguir desarrollándonos en este espíritu de diálogo y amistad.

Rabino Daniel Zang
Presidente Directorio ADIR Chile

 

ADIR y la relevancia del diálogo interreligioso en la esfera pública.

La Asociación Chilena del Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano nació, como ha dicho su presidente, para dialogar, actitud medular a recuperar en el espacio de los acuerdos y, a su vez, para propender eficientemente a los cambios culturales de fondo que permitan de modo genuino el desarrollo humano.

ADIR celebra su primer año de vida como institución legal. Haciéndose eco de otros relevantes esfuerzos de diálogo desde la convocatoria urgente que generan los temas sociales. En este sentido, vale la pena recordar la primera carta contra la violencia a la mujer firmada por una amplia representatividad de religiones en el contexto de la primer campaña realizada por el SERNAM, texto que hacía un llamado a erradicar la violencia contra la mujer incluyendo una expresión de arrepentimiento por parte de los líderes religiosos firmantes.

Todas estas instancias de diálogo interreligioso se complementan, se enriquecen mutuamente en sus esfuerzos, y al final del día, transitan entre una y otra iniciativa cuya finalidad es poner sobre relieve la real dimensión social y el impacto del diálogo entre diferentes religiones en la plataforma pública y los cambios que esta diversidad puede promover.

Hay cambios urgentes en nuestra sociedad que van mas allá de una legislación en función de promoverlos. Transformaciones culturales empujan leyes y éstas, a su vez, fuerzan un cambio cultural. En esta espiral, las religiones pueden jugar un rol relevante, en su honesta capacidad de dialogar, logran profundizar las normativas a nivel del lenguaje simbólico y propiciar el cambio de la cultura, e ir instalando las modificaciones urgentes.

Por ejemplo, si en la prevención y rechazo total al abuso de la infancia se instala transversalmente y, aquellas instancias más cercanas al corazón constitutivo de identidad cultural como la espiritualidad, se hace protagonista de estas campañas, generando reales cambios en los espacios mas íntimos de la deconstrucción de la estructura de males sociales que son urgentes de erradicar.

Si a las reivindicación de los derechos de los pueblos originarios no se toma en cuenta la dimensión espiritual de sus cosmovisiones no se resolverá el problema de fondo, no habrá comprensión empática a sus demandas.

En otras palabras, la persona humana, los pueblos, las comunidades y colectivos, tienen, en el sustrato de su identidad, creencias fundantes y sin un diálogo desde ellas no habrán cambios culturales reales.

ADIR quiere seguir profundizando en el aporte al diálogo, cuya finalidad transformadora ahonde en el respeto al semejante, su diversidad, sus derechos y afiance una cultura de paz.

Omar Cortés Gaibur
Director Ejecutivo ADIR Chile

 

Qué gran alegría celebrar el primer aniversario de ADIR!

ADIR Chile comenzó como un sueño, un deseo de muchos por hacer realidad un espacio de diálogo inclusivo, profundo, significativo donde se construye con el ser y el hacer, una cultura de paz en la cual se escuchan activamente las voces diversas de los creyentes y también los no creyentes.

Hace apenas un par de años ADIR se concebía en el seno del diálogo constructivo del Consejo Asesor Interreligioso, hoy en día es una organización joven, vibrante, que como la vida de un ser humano va madurando, alcanzando hitos en su desarrollo y que tiene como su principal anhelo de vida, promover el diálogo interreligioso entre las distintas confesiones y cosmovisiones existentes en Chile y el mundo.

Actualmente tenemos 16 comunidades religiosas participando en ADIR y esperamos que éste número se multiplique para que podamos seguir enriqueciendo este espacio público de encuentro donde se valora tanto el potencial de cada ser humano como la capacidad para actuar en conjunto, en la transformación de la vida social y comunitaria.

Les esperamos con gran entusiasmo en los variados encuentros que estamos preparando para este nuevo año de vida de ADIR!

Jenny Pérez G.
Comunidad Bahá’í de Chile
Vicepresidente ADIR Chile.

 

“No habrá paz entre las naciones, mientras no exista paz entre las religiones”.
Hans Küng

Cuando germinó la idea de constituir una Asociación de Diálogo Interreligioso, se hizo a partir de un diagnóstico común, cual es, que la sociedad chilena requería de un espacio de entendimiento y cooperación entre todas las confesiones religiosas vigentes en Chile.

Estando avanzados en el siglo XXI, inmersos en una cultura individualista, en medio de una revolución sin precedentes como es la de las comunicaciones, en que el Estado Nación decimonónico empieza a quedar atrás y nos enfrentamos a una nueva era, caracterizada por un mundo global, - la aldea global de las que nos alertara McLuhan -, con seres humanos conectados pero al mismo tiempo ensimismados en espacios virtuales, en donde surgen amenazas como el calentamiento global que nos plantea el desafío de relacionarnos de una manera distinta con nuestro Planeta, las incertidumbres arrecian y se hace necesario buscar respuestas a ellas.

Frente a esta pos modernidad, se confrontan dos visiones. Por un lado, la que entiende al Estado Laico desde la vereda del laicismo, entendiendo la relación entre el Estado y las religiones desde una perspectiva negativa, de hostilidad hacia éstas, confundiendo la separación Iglesia - Estado con la confrontación entre ambas. Y por el otro, la visión que, sin comprender los tiempos actuales, persiste en los integrismos y fanatismos religiosos, porfiando en imponer agendas propias de una determinada religión al resto de la sociedad.

La respuesta a ambas posturas, la constituye la laicidad positiva, es decir, el reconocimiento, respeto y valoración que el Estado hace tanto de las diversas confesiones religiosas que confluyen en una determinada sociedad, como de su tradición e historia, concibiendo a las religiones como un aporte valioso en pos de construir un mundo mejor.

Desde esta perspectiva de cooperación, al Estado le cabe generar las condiciones para que todas las religiones puedan desarrollarse en armonía y respeto, invitándolas a contribuir en permanente diálogo desde su especificidad al progreso del hombre.

Precisamente en base a esta manera de concebir las relaciones entre Religión y Estado, nace ADIR.

En un país con fuerte tradición religiosa, que está experimentado un interesante proceso de multiculturalidad a partir de la afluencia de migrantes de distintos países, el diálogo interreligioso cobra un enorme sentido y trascendencia, pues nos permite afrontar los desafíos propios de estos tiempos, desde una perspectiva distinta, reconociendo y valorando la riqueza tanto de la espiritualidad como de los valores que nos aportan las confesiones y cosmovisiones que coexisten en nuestra sociedad, brindándonos elementos que nos conduzcan a encontrar respuestas ante los grandes cambios que estamos experimentando.

Nicolás Mena L.
Socio Fundador de ADIR Chile

 

Aún recuerdo cuando a mediados del año 2016 se nos invitó a algunos miembros de nuestra iglesia a ser partícipes de esta iniciativa pionera en Chile consistente en unir a personas de distintas ideas, creencias o tradiciones religiosas, en un propósito común: dialogar desde nuestras creencias para avanzar en acciones que influyan en la creación de una mejor sociedad chilena.

ADIR se ha caracterizado por ser un promotor del diálogo interreligioso, la igualdad, la fraternidad y la defensa de la libertad religiosa.

En una sociedad donde lamentamos tanta desigualdad y diferencias, es esperanzador ver como un grupo de personas pertenecientes a un segmento de esta que comúnmente se ve asociado a la división se organizan desde sus valores en común; donde la aceptación, el respeto, el amor y la libertad religiosa conforman la piedra angular para la paz y la tolerancia en un mundo donde existen muchas ideas y filosofías en conflicto.

El diálogo y la defensa de libertades básicas, como la libertad religiosa, promovidas por ADIR, de seguro contribuyen al fortalecimiento de otras libertades esenciales para el ser humano.

Celebramos un año de esta incitativa y esperamos que siga adelante en su noble propósito.

Helgi Hukdhs Zerega
Socio Fundador ADIR Chile.
Iglesia de Jesucristo de los Santos de los último Días.

 

Feliz Cumpleaños ADIR

Cuando surgió la idea de formar una Asociación Chilena de Diálogo Interreligioso para Chile, sentí que por fin había llegado el día en que la familia espiritual de Chile se reuniría para adornar cada rama del Arbol Genealógico de Dios. Me emocioné cuando la constitución sucedió y un grupo multidisciplinario de religiones y creencias de fe trabajó con amor para dar a luz esta maravillosa idea.

Almas nobles, con sentimientos elevados unidos en una sola dirección: paz, amor, felicidad en la convivencia humana. Formamos una linda familia humana con los mismos principios y virtudes.

Ha sido un año maravilloso de trabajo en conjunto superando todas las dificultades que se presentan en la reconstitución de esta familia chilena. Dificultades no de relaciones humanas, sino que propias de la reunión de una familia que desea y necesita trabajar junta por la unidad de este maravilloso país. Feliz primer cumpleaños hermanos(as) y bendiciones desde el corazón.

María Teresa Moya Reyes
Corporación Espiritual Brahma Kumaris.
Representante ante ADIR Chile.

 

BISMILLAH AR RAHMAN AR RAHIM  En nombre de Dios Clemente, Misericordioso As Salam Alaykum

La creación de ADIR tomó forma, pienso, por diversos motivos. Primero por una voluntad de unir criterios en torno al tema del diálogo interreligioso efectivo, segundo por una necesidad dentro de la sociedad en la cual estamos todos adscritos.

El convivir con personas de diversas posturas, creencias y religiosidad me ha permitido crecer como ser humano, pues antes de tener esta oportunidad mi opinión sobre ciertas corrientes religiosas y personas que pertenecían a ellas estaban sustentadas sobre información incompleta, sesgada y muchas veces mal interpretadas.

Por pertenecer a una minoría religiosa, no estaba ajeno a recibir críticas y agresiones de diverso orden, lo que motivaba en mi una molestia con aquellos que la emitían, pero luego comprendí que personalmente yo tenía una responsabilidad al no difundir claramente la religión a la cual pertenezco.

La creación de ADIR me ha dado esa oportunidad en forma clara y amplia. Conocer a otros seres creyentes diferentes, me ha permitido entender que la diversidad es positiva y que gracias a ella, el trasvasije de experiencias y conocimiento es posible siendo el principal capital de esta institución, la diversidad de opiniones y posturas me ha permitido tener una mirada en un horizonte clara y amplio.

Valoro pertenecer a ADIR y ha sido un privilegio conocer a todos aquellos que lo forman y trabajan en él.

Muhammad S. Rumie R.
Centro Islámico de Chile.
Vicepresidente ADIR Chile